Kaguya Hime

Esta es una total ida de pinza así que si no te consideras un lunático, no te tomes en serio este post 🤪

Hace unos meses en la feria del libro en madrid me llamó la atención un libro con colores pardos como de acuarela. Era la versión personal de una escritora española de la leyenda japonesa del cortador de bambú. En ella se cuenta… os lo cuento luego, ya que yo en ese momento ni peich del tema. Estuve hablando con la autora y me dijo que el libro incluía un disco con música de un grupo japonés de música tradicional que venían a veces a España. Habían hecho una triple colaboración con un pintor de acuarela tradicional japonesa para escribir el libro. Al comprarlo allí mismo me regalaron una firma y ver cómo el pintor me dibujaba unos bambúes en mi copia. Me fui tan contento. Al poco de eso me fui de viaje y el libro se quedó aparcado en una estantería en casa.

Hace menos meses estaba un día buscando una peli para ver y cayó ante mis ojos una película preciosa del Studio Ghibli que cuenta la historia de Kaguya Hime, la princesa de la luna. Os la recomiendo infinito. Me encantó. Era la historia de un cortador de bambú que vivía en el campo con su mujer y un día se encuentra dentro de un bambú un bebé diminuto. Sorprendido, lo recoge y se lo lleva a su esposa. Están encantados pues ellos no tenían hijos y lo vieron como un regalo del cielo. No os cuento más, si os interesa, la historia es fácil de encontrar.

Estas navidades vuelvo a casa y me doy cuenta, como habréis adivinado ya, que las dos veces es la misma leyenda japonesa acerca de una princesa que viene de la luna.

Y aquí empiezo las lunadas:

El próximo 31 de enero viene una luna azul. Pero también es una súper luna, aunque eso es un detalle. También habrá un eclipse, de manera que será una luna de sangre. Es decir, es una rara súper luna de sangre azul. ¡Una princesa lunar!

Con ganas de verla, me he informado y el fenómeno será visible desde America occidental hasta Asía oriental. ¡Desde Japón precisamente!

¿Por qué “me viene” esta historia dos veces, como para que me entere bien? ¿Tendrá algo que ver con la luna? ¿Tendrá la luna que ver algo conmigo, princesas o no princesas? ¿Seré una princesa lunar? 😂

Curiosamente hoy, en un buscador aleatorio de libros me ha llamado la atención The book of princes and princesses. Y ¿sabéis qué más? Que esta luna viene en enero, mi mes de nacimiento. Y 2018 es un año 11, exactamente mi número de nacimiento.

Bueno, jeje, esas han sido las lunadas de hoy. Ya os diré si el día 31 me transformó en princesa, en bambú o algo 😄

Anuncios

Ruido

Este verano me llegó un nuevo concepto: el del silencio interno. Es exactamente eso que piensas, o sea que no es que sea tan nuevo. Lo nuevo es prestarle atención.

6 meses más tarde y apenas ahora me caigo. Seguramente es la peli thailandesa tan rara que vi ayer, que va trabajando durante la noche. En ella un hombre sufre las torturas de un rey que le teme pues juró venganza por la muerte de su padre, a manos de este cruel rey. Justo cuando ya va a ser decapitado, algo sucede y el hombre salva la vida, aunque sus huesos están destrozados y queda deforme. Desesperado, se va a suicidar, cuando interviene un monje budista y le dice que su vida está marcada por una existencia anterior llena de odio y cosas malas por el estilo y que solo meditando encontrará paz. Así que se aísla en la jungla para meditar y eso le lleva a la serenidad, a recolocarse los huesos, a entrenarse y a encontrar el camino de la rectitud. Cuando se enfrenta al malo, no se deja dominar por la venganza y la furia sino que le derrota para librar al pueblo del tirano sin matarle. (El "malo"muere por accidente, claro indicador de que el destino/karma le ha pagado por sus atrocidades). Ha pasado la prueba, su silencio interior, su paz, es sólido y le ha hecho fuerte.

Creo que ya veis exactamente lo que significa silencio interno. Sin embargo… ¿cuántos de aquí lo hemos experimentado? Yo no, me temo. Ni siquiera este verano. Nos pidieron estar en silencio (externo) hasta nueva orden y aguantamos un día aproximadamente antes de volver a cotorrear. Y lo que es yo, por dentro no tuve ni un instante de callar la vocecita que está en mi cabeza. O sea que el silencio interior, que tanto bombo tiene en la tradición oriental, bien puede otorgar poder sobre la materia, precognicion, levitación… que yo no puedo desmentirlo.

Y lo que me acaba de poner a escribir, es el darme cuenta de hasta que punto nuestra sociedad está volcada en el ruido. Empezando por la publicidad, que ha llegado a un punto tétrico. ¡Hasta en la sopa! Sin ir más lejos, al final de este artículo, creo que WordPress te pondrá un anuncio. Por supuesto personalizado gracias a las maravillosas cookies :/

Este mismo post es ruido. Es otra persona más que habla, como si fuera posible que alguien la escuchara en semejante alboroto. Las redes sociales están pensadas para que podamos expresarnos, los blogs más de lo mismo… Vivimos en una cultura que promueve el ruido. Nos entrena diariamente en el ruido externo y nos invita a ignorar el silencio interno. Sin darnos cuenta lo desdeñamos y… 🤔 quizás sea la clave de mucho de lo que pasa en nuestras vidas.

El silencio interno está asociado (o eso dicen) con una sensación de calma interna, con la intuición (que sería mucho mejor guía en la vida que la mente lógico-racional), con nuestros potenciales ocultos y con un sentimiento de bienestar que podríamos extender a nuestro alrededor gracias a nuestros actos comedidos y amables que vendrían asociados.

Como es adentro es afuera. Puede que los sabios se refirieran a esto o puede que no, pero ya os digo que por fuera se ve lo que se lleva por dentro y si esta sociedad hace tanto ruido por fuera, es porque cada uno de nosotros llevamos el ruido por dentro. Yo soy un caso extremo de esto, pues hasta cuando estoy solo hablo (a veces incluso en voz alta). Y quién sabe, quizás nos estemos perdiendo lo que dicen los animales… dicen que San Francisco hablaba con ellos… o lo que dice el mar, el sol, el viento… cuentan que es posible oír lo que dicen y hasta ahora tenía entendido que eran cuentos… pero que una sociedad sin oídos niegue el sonido no me parece demasiado convincente 😅

Así que si quiero ser coherente, si de verdad he entendido, con un entender profundo, lo que quiero expresar en este post, este debería ser el último post de este blog.

Quizás lo sea.

Teorías alternativas

Hoy no voy a entrar en todo el meollo sobre el conocimiento, la filosofía, las conspiraciones y demás. Quiero hablar solo de una cuestión muy concreta: ¿por qué (a mi entender) hay gente que cree que la tierra es plana? Este artículo es una crítica a la postura de sarcástica soberbia que uno se puede encontrar tan a menudo hoy en día entre los círculos "intelectuales". Entre comillas porque incluye a todo aquel que por haber ido a la universidad o haber leído un par de artículos de divulgación científica se sabe (equivocadamente) capaz de discernir entre un argumento lógico y uno "de masa" o "de costumbre" (y digo equivocadamente porque me encuentro ejemplos de ello muy constantemente).

Argumentos

El primero sería un verdadero argumento irrefutable. Con toda la calma del mundo, basta con exponer las experiencias en que se basa y presentar la ineludible conclusión. Lo que he llamado "de masa" es sentir que como todo el mundo sabe algo, es claramente, evidentemente, cierto. Lo cual es una falacia. Y el "de costumbre" coincide a menudo con el de masa y es básicamente que como de toda la vida se ha sabido algo, pues claramente es cierto, porque ¿no íbamos a estar equivocados desde el principio de los tiempos? Como si no se hubiera visto veces y veces que puede ser el caso. Que ya ha sido el caso.

Experiencia y opinión. Sabiduría y conocimiento.

Esta pequeña introducción me brinda una buena oportunidad para distinguir entre experiencia y opinion. "la postura de sarcástica soberbia que uno se puede encontrar tan a menudo hoy en día entre los círculos "intelectuales"" es mi experiencia, pero a ti que lees esto te llega como una mera opinión, puesto que no te estoy transmitiendo la experiencia en sí, que es lo único demostrativo per sé. Si tu experiencia coincide con la mía, entonces estaremos de acuerdo en que "la realidad" es esa. Pero este artículo solo contiene opinión. ¡Sólo puede contener opinión! Y esa opinión, ese contenido puede explicarte cómo llegué a mi experiencia para que quizás tú también puedas experimentarla de primera mano, en cuyo caso obtendrás "pruebas" o sabiduría. O también, dicho contenido, puede darte indicios de una "verdad" mediante la concatenación lógica de una serie de experiencias que tú puedes tener ya a priori para formar una teoría que tiene sentido, que es congruente. Si tus experiencias coinciden y la lógica es coherente, el texto puede hacer que tú seas seguidor de dicha teoría.

Por ejemplo: Darwin juntó una serie de experiencias como fueron la observación de muchas especies de animales y plantas o los trabajos de Mendel y los juntó en una teoría, a la cual ciertas matemáticas de la época daban soporte. Y así nació la teoría de la evolución de las especies, que tiene muchos adeptos hoy en día. Sin embargo, es importante destacar que Darwin no pudo demostrar que ese fue el proceso por el cual la vida en la tierra es así hoy en día. Es algo que está sin demostrar y que quizás simplemente no pueda serlo, si no conseguimos viajar en el tiempo (aunque no sea físicamente) y comprobarlo. El hecho de que sea una teoría muy sólida (con respecto al conocimiento que tenemos del mundo a día de hoy) e incluso muy "probable" no demuestra que la cosa sucedió así. Y este amigos es un gran problema en los debates actuales entre los "bandos" oficialistas y alternativos.

Artículos de prensa

Volviendo a mi argumento en contra de la postura soberbia que veo entre escépticos y demás defensores de la oficialidad quiero hablar de la teoría de la tierra plana. Me he leído un artículo en el Washington Post sobre un hombre que ha construido un cohete (¡a vapor!) para lanzarse a varios miles de metros (que no le pase nada 😧) en vertical para observar con sus propios ojos si la tierra es plana, como el defiende, o redonda, como parece creer todo el mundo. Sinceramente, es el espíritu más puramente científico el que mueve a este hombre. Tiene una teoría que le parece lógica y busca la forma de confirmarla o desmentirla empíricamente.

El artículo enlaza a otros dos en los que:

1) se habla de que un jugador de la NBA ha hablado contundentemente acerca de la tierra plana y de una raza alienigena dirigiendo a la humanidad. El jugador argumentaba que la información está ahí y que hay que buscarla. El periodista, debiendo considerar que era simplemente absurdo argumentar (¿veis eso de la postura soberbia?), hacía comentarios acerca de cómo uno confiaría al campeón de baloncesto tirar un triple decisivo en una final pero desde luego no una clase de ciencias. Añado yo: porque claro, es tan totalmente evidente que la tierra es redonda, que ¿para que considerar seriamente qué es lo que le ha llevado a pensar así, cuando se puede simplemente opinar que es tonto, al fin y al cabo no tiene estudios universitarios (ni cerebro), es sólo un deportista?

Señor periodista, si tan evidente es y tan sencillo de explicar, ¿por qué no ha usado usted sus digamos 200 palabras para esclarecer el tema de una vez por todas? Mucho más útil para la sociedad reírse de quien opina diferente y mantener una "lógica de la bravuconada" en nuestra sociedad, ¿verdad? No me sorprende que su artículo no haya recuperado a ninguno de esos ignorantes conspiracionistas para la buena causa de la ciencia y de la oficialidad. Probablemente más bien lo contrario, puesto que prefiero vivir entre ignorantes que entre capullos soberbios. Y no debo ser el único.

Exploradores que demostraron que la tierra es redonda

El segundo artículo menciona, bajo el grandioso título "exploradores que demostraron que la tierra es redonda", vagamente a Magallanes y se dice, con muy buen criterio como Colón NO demostró que la tierra era redonda, a pesar de que su proyecto se basaba en esa creencia/teoría.

Si vais a cualquier fuente un poco seria sobre la teoría de la tierra plana veréis que dan una explicación perfectamente sensata y coherente al hecho de que Magallanes "circunnavegó" el mapa que en realidad es un disco. Son dos hechos compatibles desde su modelo del mundo.

Lo cual nos trae todavía más material muy interesante para este post.

¿Magallanes dio la vuelta al mundo?

Al no tomarse en serio la teoría de la tierra plana, el artículo ha venido ha esgrimir un argumento muy infantil y manido que ya ha sido perfectamente tomado en cuenta por los "Planeros" (por darles un nombre), que sí se toman su teoría muy en serio, y que no causa ningún problema a su teoría. Es decir, el periodista de turno dice: Magallanes pensaba que la tierra era redonda y para desmontarlo, navegó siempre hacia el Este, hasta lógicamente, volver al punto de partida por el Oeste. Claramente, en una tierra redonda, esto sucedería. El fallo lógico está en pensar que SÓLO en una tierra redonda esto sucedería. En el modelo de tierra plana contemplado hasta la época, uno se saldría por el borde, sin embargo, ¿podrían existir otros modelos planos que explicaran la experiencia de Magallanes? Eso es lo que parecen haber encontrado los Planeros. El hecho de que el modelo previo falle y que el nuevo modelo imaginado dé el resultado previsto, no demuestra que ese modelo nuevo sea EL cierto, el reflejo exacto de la realidad. Precisamente eso es algo que ilustra muy bien el comentario que hace el periodista acerca del viaje de Colón. Aunque Colón se lanzara en su aventura porque pensaba que la tierra era redonda, el hecho de haber encontrado tierra, no demuestra en nada que su teoría era cierta, sobre todo porque vuelve por el mismo camino. La tierra podría ser igual de plana pero un poco más grande de lo que pensaban.

Falta de imaginación.

Me temo que la falta de imaginación es lo que nos ha llevado a la falaciosa conclusión de que el experimento de Magallanes demuestra que la tierra es redonda. Los Planeros han imaginado un modelo que explica el viaje de Magallanes con una tierra plana en forma de disco, con el "polo norte" en el centro, un muro de hielo rodeándolo (al que habríamos llamado equivocadamente polo sur) y un campo magnético radial que explicaría perfectamente por qué si viajas constantemente hacia lo que la brújula indica como este, acabarías retornando al punto de partida tras haber descrito un círculo sobre el disco (y no una "recta" sobre el globo, por así expresarlo).

Menciono la imaginación porque es algo que me encuentro muy recurrentemente cuando la gente evalúa lo probable de cualquier evento. Que sea la existencia de un ovni, de dios, de que la nasa se equivoque o de que una persona meta la pata. Usamos la "probabilidad" de que algo suceda como buen indicador de realidad objetiva, cuando nuestra percepción de lo que es probable es muy muy muy (atención, lo he puesto tres veces por algo) subjetiva y se apoya entre otras cosas en nuestra imaginación o capacidad de inventar otras teorías posibles. Si no se me ocurre ninguna teoría, entonces el evento es poco probable. ( Lo cuál es un sesgo de valoración brutal, por cuanto a que no tienes manera de evaluar cuánta realidad dejas fuera de tus consideraciones ).

Pero, la tierra es redonda, ¿verdad?

Si entramos a mirar las principales "evidencias científicas" a favor de la tierra redonda, encontramos como caso más flagrante las imágenes de satélite que muestran a nuestro bello planeta azul como una canica flotando en un fondo negro. Así mismo, parece que en apoyo de nuestra capacidad incuestionada de pasear por el espacio vienen las múltiples fotos de la luna, de Marte, de otros planetas del sistema solar y también de piedras lunares y otras muestras de material. Si quitáramos toda esta parafernalia técnica, ya no sería tan "evidente" ni tan fácil de explicar que la tierra no es plana, puesto que nuestros sentidos biológicos parecen más bien indicar lo contrario (¿por qué si no tuvieron Galileo y Copernico tantos problemas por decir cosas absurdas? Eran unos conspiranoicos de atar).

Parece ser pues que en un alarde de escepticismo cartesiano, una serie de personas se han basado en sus propios sentidos para observar el mundo que les rodeaba y les ha parecido que más bien la tierra se les presenta como plana. Comiéndose el coco, han ido poco a poco construyendo un modelo que explica la gravedad, el magnetismo terrestre, el horizonte (como punto de fuga), la rotación del sol y las estrellas, etc. Cuando llegó el programa espacial (porque los Planeros no son una nueva moda, no os creáis), se les presentó una disyuntiva: las agencias espaciales se equivocan (o incluso claramente mienten) o nuestros experimentos fallan. ( En realidad, sería concebible la existencia de por lo menos una tercera opción que englobaría tanto sus experimentos como los nuevos resultados, pero no les debió de dar la imaginación para tanto 😏). Así que se pusieron a investigar el trabajo de las agencias espaciales. Os invito a mirar el numeroso material acerca de la conspiración de la NASA y de cómo las fotos de la luna parecen montajes de plató, los problemas de coloración incluso en las fotos modernas, la bajísima resolución comparada con la tecnología actual disponible, la falta de retraso en las comunicaciones debido a la distancia, los testimonios de ex astronautas…
Así que concluyeron que las "pruebas" fotográficas y las falsas piedras lunares no eran fiables e inisistieron con su teoría. Lo cual me parece una postura muy científica 🤷‍♂️

Conclusión

El ejemplo de la teoría de la tierra plana me ha parecido muy bueno puesto que sus seguidores muestran una metodología muy científica y esgrimen argumentos que no son tan fáciles de refutar. Cuando tomas en consideración sus objeciones, no puedes menos que apreciar que son muy razonables y que en realidad para el ciudadano de a pie, la tierra redonda no deja de ser una creencia que se basa en la confianza (fé) que profesa hacía unas instituciones de las cuales obtiene información a la que no tiene acceso fácilmente con sus sentidos. ¿Quién ha construido u lanzado un satélite? ¿O pilotado un avión a más de 10000m de altura? ¿Algún costero a puesto a prueba el experimento del barco que se pierde por el horizonte? La teoría de la tierra plana pone de manifiesto que basamos nuestro conocimiento y nuestras opiniones en teorías que no hemos experimentado ni comprobado directamente, sino que se basa en la confianza en nuestros padres, maestros, gobiernos… (tanto en sus intenciones como en su capacidad)

Con este artículo quiero invitar a la reflexión acerca de cómo nos comunicamos cuando hay controversia. Las "batallas" oficial-alternativo están plagadas de arrogancia, ridiculización, sonrisas de medio lado y argumentos que nada tienen que ver con la inteligencia ni el conocimiento, por no hablar del respeto, la consideración y demás sensiblerías. Y no hablo sólo del lado de los oficialistas.

Este tipo de discurso y de actitud terminó mandando a un buscador de la verdad como fue Galileo a la hoguera, porque en ese tiempo cuando decías chorradas conspiranoicas lo resolvian así. Y ahora no quemamos a nadie pero hacemos escarnio público o le dejamos que se construya un cohete casero de bajo presupuesto y arriesgue su vida en las capas altas de la atmósfera porque nos parece demasiado absurdo tomarle en serio y ayudarle a entender en qué se equivoca. O quizás, si resulta que su duda es razonable, ayudarle a preparar un experimento en condiciones seguras, puesto que los medios técnicos están ahí. ¿Quién sabe si es el nuevo Galileo? ¿Quién sabe si una vez más como tantas otras es un individuo o un grupo pequeño de individuos el que se ha dado cuenta de que todos nos equivocamos? ¿Queremos ser capaces de detectar nuestros errores y avanzar en nuestro conocimiento o queremos mantener el status quo a fuego y sarcasmo? Nuestra actitud frente a lo descabellado y lo ridículo marcará toda la diferencia.

Nota final: como pequeño extra y a pesar de que no tiene nada que ver con la intención ni el mensaje del artículo diré que mi opinión personal es que sí, la nasa nos miente como una bellaca, pero no en cuanto a la forma de la tierra. Yo opino/creo que la tierra es redonda, aunque la verdad es que todavía no me he interesado en comprobarlo (hasta ahora no se me había ocurrido que pudiera hacer falta 😅). Creo que justamente esta etapa de viajero por lo alternativo en la que estoy me ha destacado de la multitud en cuanto a que me doy cuenta de que lo que sé (de conocimiento, como opuesto a la sabiduría que sería el saber empírico experiencial) está mayoritariamente basado en creencias sin confirmar, en teorías. Lo cual me pone en una posición de humildad frente a los que opinan distinto, de ponerme en duda y de abrirme a lo nuevo/diferente. Y eso es un paso de ventaja hacia La Verdad (si es que existe, es alcanzable, etc, etc.).

La búsqueda de la perfección.

Mi mente está en constante búsqueda de la perfección. "Quitando esa arruga en la camisa, estaría perfecto". "Este cuadro está un poco torcido… ya! Perfecto!", "si tuviera más pelo, sería súper guapo", "estos altavoces son un poco limitados, los bajos distorsionan un poco, podría enseñar música mucho mejor con un buen equipo", "somos 4 y hay 3 tenedores"…

Y si no me puedo poner la camisa, no aprecio el cuadro; no veo los ojos profundos, las cejas finas y claras…; me desmotivo porque querría hacerlo mejor y al final no invito a nadie por no comer con una cuchara; entonces mi cabeza me está aguando la fiesta. Me está tirando para abajo.

Mi padre me dijo en alguna ocasión que tenía que ver la botella medio llena y no medio vacía. Y yo no le entendía. Pero si soy un tipo optimista. Si confío en la vida, en la gente…
Él es una persona de arreglárselas con lo que tiene, de sacar cosas adelante, de acción. En vez de ver la virtud y apreciar su enorme capacidad, yo he seguido durante muchos años viendo los "defectos" de su método. Cierta falta de planificación por aquí, soluciones menos que ideales (aunque casi siempre muy funcionales. En fin, solo hay que ver su vida para ver que su método funciona claramente), etc.

Eso es, mi mente se fijaba en lo que le faltaba a sus soluciones para ser ideales, perfectas. Y esa búsqueda de la perfección me impedía ver el bosque, me impedía sacar provecho, aprender, apreciar, todo lo mucho que sí había de constructivo y de aprovechable.

(A ver, hay que cogerlo con pinzas, claro que he aprendido mucho de mi padre, pero quiero destacar el mecanismo por el cual ese aprendizaje y muchas otras cosas en mi vida estaban, y siguen estando, limitadas.)

Paradójicamente, la búsqueda de la perfección me aleja en realidad de ella, puesto que magnifica lo imperfecto en detrimento de lo positivo, de lo bueno, de lo grande que hay en todo lo que me rodea.

Quizás la clave no esté en buscar la perfección sino en encontrarla. En descubrirla. Mirar lo que sea y apreciar lo que sí tiene de maravilloso. El cuadro, la elegancia de la camisa, lo que sí que tengo de admirable, la impresionante capacidad de mi padre de hacer funcionar muchas cosas, la cuchara que sirve de cuarto tenedor… de alguna forma no perderse el bosque porque el primer árbol es de plástico.

En resumen, ver la botella medio llena, pero no a la manera en que yo solía entender esa expresión sino como me la quiso transmitir, con muy buen juicio y ojo, mi padre.

😊🤗☺️

Hacerse entender

Hoy he identificado un poco más cierto fenómeno que me sucede. Por así decirlo lo he explicitado aunque no es la primera vez que retoza en los lindes de mi consciencia. Como si de una espiral se tratara, vista como un ciclo que vuelve y vuelve, pero nunca es igual. Es cíclico pero avanza. Y parece ser que en esta vuelta de tuerca, en este cambio de estación metafórico, ha entrado un poquito más lejos en mi conciencia, lo justo para que tome forma este escrito (tendríais que verme: a oscuras salvo por la pantalla con los colores invertidos y a media luz, la luz del teclado al mínimo y el indicador rojo del cargador. En los cascos sonando música melodiosa y suave en japonés y ahora en chino… 😀   PS: Inochi no kioku de Nikaido Kazumi, de la peli de la princesa Kaguya).

Estaba en una nueva discusión con Perico el de los Palotes (cuestión de anonimato). Parece que no podemos hablar sin enzarzarnos. Hemos conseguido entender, bueno, yo he interpretado, él no sé como lo vive, que las discusiones surgen de que no nos entendemos y cada uno está intentando transmitir su mensaje sin que esto suceda. No miento, borra eso. Eso ya es especular. Mejor voy a hablar de mi, que bastante difícil es entenderse a uno mismo como para pretender hablar de los demás.

Periquita nos ha dicho que ya está harta de nosotros, que dejemos de discutir, que está claro que no nos ponemos de acuerdo o que no nos entendemos y que ya basta de peleas de gallos por llevarse el gato al agua. En alguna otra ocasión eso nos ha servido para desconectar y aunque me resultaba muy insatisfactorio no haber entendido lo que pasaba, pasamos a otra cosa. Si tengo que hablar de ello diría que al final las discusiones, desde mi perspectiva, son del estilo: sucede algo en lo que no parece que estemos de acuerdo y al expresarlo no nos entendemos y el resto de la discusión, que puede durar más que el propio germen de la misma, intentamos aclarar el lio y entenderlo. Bueno, de hecho no tengo nada claro que Perico busque eso, pero yo sí, sin éxito, y lo que sea que él haga o busque, pues también sin éxito porque al final las discusiones o las acaba Perica si está presente, o las acaba alguna circunstancia exterior que requiere una atención más inmediata.

Lo cual curiosamente muestra que no estamos tan perdidos en nuestros debates. Los acabamos (insatisfactoriamente) cuando hay otras prioridades.

Pero a mi me parecen indicios muy elocuentes, que elevemos el tono, a menudo sin importarnos el entorno. Quizás no sean nada, pero quizás demuestre que hay algo más, quizás mucho más, profundo en todo esto. En cada uno.

Eso es lo que creo que he visto hoy un poco más claro. Algo de lo que hay en mi lado. Como decía, en alguna otra ocasión la intervención de Periquita había servido para por lo menos que detuviéramos esa “insensatez” (¡¡¡Detened esa insensatez, dementes!!! Haha :D), pero hoy eso de los gallos no he podido dejarlo pasar y le he contestado y me ha dicho que ya basta y lo he intentado pero luego me lo he replanteado y le he vuelto a contestar: es que no son peleas de gallos. No estamos peleando por tener la razón por tener la razón.

La palabra que me ha llegado clara hablando con Perica ha sido “INCOMPRENSIÓN” y me he visto pequeñito y herido por la incomprensión. Y lo veo claramente, que mis batallas siempre son por hacerme entender, lo cual la verdad me resulta más y más difícil últimamente por motivos que no vienen al caso. No es por llevar la razón, ni por convencer, a veces ni siquiera es por nada productivo, sino por hacerme entender, por explicarme. De hecho también discuto, como me pasa mucho con Perico, por entender qué sucede, por qué nos hemos enzarzado de nuevo, de dónde ha salido, cómo…

Periquita me ha preguntado que por qué siento esa necesidad de explicarme.

Me duele admitir que mis discusiones son “un clásico” y ya hace un poco de tiempo que yo mismo me preguntaba por qué. ¿Qué es lo que necesito defender? Para mi, alzar el tono y no ser capaz de parar sin más, son síntomas de que estoy a la defensiva. Pero eso no me avanzaba en el por qué, en el origen. Defendiendo ¿qué? Algo me había venido ya sobre sentirme juzgado y ahora veo que también la incomprensión tiene algo que ver en todo esto. Sin embargo, como le he dicho a Periquita, no sabría ir más lejos. Espero, sin embargo, que este nuevo paso me acerque lo bastante al final de este misterio y que pueda resolverlo prontamente 🙂

Si me permitís… en realidad, si “no me permitís”, simplemente dejad de leer, porque yo sí que me lo voy a permitir, jaja 🙂 Si me permitís, voy a elucubrar un poco a ver a donde me lleva esto. Por un momento me ha dado la sensación de que (está sonando la banda sonora de Planeta Encantado, que guay) la incomprensión tiene que ver con un sentimiento de rabia por la injusticia que sería ser juzgado en base a algo que no es cierto.

Y me había puesto a elucubrar más, pero estoy cansado y no tiene sentido, así que lo he borrado. Básicamente seguiré observándome en tiempo real, que es más eficaz que elucubrar.

Buenas noches. Gracias por estar ahí, escuchando mis inútiles pero necesarias explicaciones ^^

Como es adentro es afuera

Esta mañana me ha pasado algo que quiero compartir con vosotros. Me he enfadado. Un poco. Y además tenía razón. Pero lo grande no es eso. Lo grande es que me he dado cuenta. He respondido/reaccionado a la situación con un sarcasmo y rápidamente eso me ha puesto en alerta y me he parado a pensar.

Hace algún tiempo que pienso que los eventos de fuera son circunstancias fuera de juicio e intención. Están fuera de sentido inherente y nos sirven de excusas para ver quienes somos y en qué punto de desarrollo estamos. Más que excusas, voy a emplear la palabra oportunidades. Así pues, algo sucede, lo llenamos de nosotros mismos, hacemos una interpretación que sólo nos puede contener a nosotros mismos porque es lo único que tenemos/somos. De esta forma, si observamos lo que "pasa fuera" desde esta mentalidad podemos conocernos a nosotros mismos de una forma nueva. No tengo muy claro ahora mismo si es imprescindible, pero desde luego ayuda preguntar y observar a los demás. Escuchar las películas que ellos se cuentan ante hechos que tú también has "vivido" (entiéndase aquí "vivido" como la película que tú te has contado) y contrastar para descubrir las diferencias de interpretación. Y sin embargo los hechos son los mismos, ¿no? En realidad estoy entrando en terreno nuevo e inestable en el cual eso también es algo que se podría poner en duda, en la tarima de analizar. Pero postulémoslo como hipótesis de trabajo. Digamos que hay una parte de existencia exterior a nosotros y que sería la misma para dos o más personajes participantes en la experiencia, independientemente de la interpretación que cada uno le de. Con esta base, como decía, yo entiendo que la diferencia de interpretación, ese "yo estaba allí y no pasó como lo cuenta Pepita", es el material clave para conocernos y para crecer como persona. Entendiendo crecer como acercarse a un estado más equilibrado emocionalmente en el que la empatía es la norma y uno es feliz.

Así pues, procedo a relatar o que aconteceu me esta mañana, a ver si poniéndolo sobre el papel me ayuda a resolver mi herida, la causa de mi enfado, que no es más que mi malestar, mi sufrimiento.

Si puedo hacer un nuevo inciso, hace tiempo también que considero un enfado como una señal de alarma. Si me he enfadado es que estoy protegiéndome de algo, estoy a la defensiva. Solía tener la mala costumbre de pensar que si el enfado está "justificado" entonces la "culpa" es del agente externo, perdiendo así la oportunidad de tomar consciencia de esa parte de mi mismo y perdiendo entonces la oportunidad de sanearla y ser un poco más libre. La verdad os hará libres. Así pues, pienso que buscar justificar mi enfado para demostrarme a mi mismo y a los demás que en el fondo soy una persona buena y razonable, satisface momentáneamente mi necesidad de saber que no he actuado mal, que no soy un "monstruo", pero no me ayuda en nada y seguiré reproduciendo ese comportamiento cada vez que se me plantee la ocasión. Lo que intento hacer desde hace un tiempo, y más o menos he conseguido esta mañana, de ahí este post de celebración :D, es darme cuenta en tiempo real del enfado, verlo como una alarma, un indicador en el salpicadero de que algo va mal y con ese darme cuenta, poder analizar la raíz del enfado, la parte de mi que está sintiéndose dolida/atacada en ese momento. Con un poco de suerte, y ayuda de la práctica y la observación, podré encontrar la espinita y librarme de ella. Ah, haha, ¿alguien a visto Kirikou y la bruja?

Esta mañana estaba preguntando a una amiga el significado de unos emojis que me mandó. A veces los uso sin saber qué significan y sobre todo, a menudo ella los usa y no tengo ni idea de qué me quiere decir con ellos. El que me ha causado problema. Digo, el que me ha dado la oportunidad de pasarlo mal a través de un enfadito (que he expresado en forma de sarcasmo ácido. Ojo con las "era broma", ahí hay material), ha sido uno en el que aparece un monigote equipado con una mochila de la que sale un aspersor con el cual está duchando a otro monigote. Concretamente, lo que me ha causado mi bloqueo es  que lo usé yo mismo para indicar que me iba a la piscina. Y hoy me ha dicho mi amiga que le hizo mucha gracia porque "ah, no te había dicho, lo que pone en la mochila es pis".  Ahora con calma pues la verdad es que le veo su gracia ^^

Entonces, ¿qué me pasó? ¿Por qué no pude reírme con ella? No sería la primera vez que me rio de mi mismo, aun incluso de quedar como un tonto. A esto no puedo responder con la lógica, sólo observando.

Observando lo que sentí, lo que identifiqué primero fue rabia de impotencia por la injusticia de la situación. No podía saber lo que ponía y por lo tanto no tenía las herramientas para discernir. Es totalmente injusto que quede en ridículo en esas circunstancias en las que no puedo hacer nada para evitarlo. Así pues, injusticia, rabia, impotencia. Esa era la raíz de mi enfado. Si voy más lejos, puedo verme como un niño pequeño llorando de impotencia y rabia ante la injusticia. ¿Será que guardo… ?¿Guardaba? Dicen que la toma de consciencia es lo único que hace falta para resolver los problemas del subconsciente. ¿Será que ya he liberado algo? Sin duda sí, porque ahora puedo ver la situación con distancia y encontrarla divertida. Sólo el tiempo dirá si ha sido un paso más hacia adelante o el último, el que termina de limpiar toda la rabia e impotencia que tenía? ¿Será que guardo, decía, toda esa rabia de cuando era pequeño? Pues seguramente.

Ahora escribiendo esto me doy cuenta de algo más, mi observación al desgranarlo con calma y por escrito va un poco más lejos. Le falta algo a mi rabia. ¿De donde viene? Pues veo una sensación de vergüenza, mucha vergüenza relacionada con el pis. Hubiera sido una ducha de mierda y lo mismo no me afecta en absoluto, pero con el pis me vienen a la mente dos o tres situaciones de gran impacto emocional de cuando era pequeño. Haré el esfuerzo de exponerlas aquí, porque probablemente yo sea el primer beneficiado.

Una vez en casa de mis tíos, siendo pequeño pero no tanto estaba con mi prima jugando a algo, no recuerdo el qué. Nos reíamos mucho y al cabo de un rato empecé a sentir ganas de ir al baño. Sin embargo, decidí que no quería ir al baño. Me lo estaba pasando muy bien y no quería que ese momento parara. Cada vez tenía más ganas y me costaba más aguantarme, pero seguí tercamente negándome a ir al baño. Al final, me hice pis encima, mojándome yo, la silla, el suelo… A decir verdad no recuerdo especialmente ninguna bronca gorda ni nada, sino que lo que siento más fuerte es mi propia culpa. Algo así como "Sabías que iba a pasar y no lo quisiste evitar. Eres malo. Confían en ti dejándote ir sin pañal como a un niño grande y tú demuestras que no estás a la altura". Nada tan preciso ni contundente, pero sí como una mezcla nebulosa de algo así. Quiero hacer  énfasis en eso porque me parece curioso que el trauma viene claramente de mi propio crítico interno y de mi propia visión de las cosas y no directamente de una bronca o un castigo desmesurado, como hubiera podido pensar a priori.

Caso dos. En la granja escuela éramos unos cien niños y las duchas se hacían por turnos y tardaban un buen rato. Yo acababa de volver de la ducha y estaba en la habitación que compartía con otros 3 chicos, creo recordar. Me entraron ganas de hacer pis. En ese momento era el turno de las chicas y la cola era tremenda así que no podía ir y no podía esperar. Otro compañero estaba en las mismas y uno con el otro nos jaleamos para hacer pis por la ventana. Abajo había hierba y no había nadie a quien molestar o manchar. Sin embargo un chaval en la habitación de al lado nos vio y fue corriendo, más por sorpresa que otra cosa, a llamar a una profesora. No recuerdo exactamente el castigo pero creo que fue en plan tremendo y de ahí que la historia se haya marcado tanto en mi memoria.

Me viene a la mente otra situación relacionada que casualmente tuvo lugar en esa misma granja escuela. Concretamente con la misma profesora (a decir verdad no sé si es la misma ni siquiera cual pudo ser, pero es la impresión que tengo). Otro día, estábamos en el turno de duchas de nuevo y pasando por al lado de la cola de chicas, que esperaban envueltas en la toalla por cuestión de rapidez, alguien mencionó que sería gracioso darle un tirón a alguna de ellas. En plan broma inocente, claro, teníamos 6/7 años. Por algún motivo a mi no se me ocurrió no hacerlo y le di un pequeño tirón rápido a la toalla de una chica que estaba cerca. Fue tan tironcillo y tan sin mala idea que de hecho sólo se le medio escapó un poco una esquina y en seguida la recuperó. Pero claro, fue a decírselo a los profesores y el castigo fue plantarme desnudo para que me vieran todos un rato, mientras yo lloraba desconsolado lleno de culpa, rabia y frustración. Sintiendo una vez más que era injusto semejante castigo para una pequeña broma sin consecuencias (a ella nadie le había visto nada y a mi me miraban todos con tiempo para el regodeo y además riéndose).

Otra de las cosas que me ha enseñado la vida es que contar lo más íntimo, lo que menos queremos contar, lo que no queremos saber de nosotros mismo, exponernos, ser como el cristal, transparentes, no es como parece pensar nuestra sociedad algo que temer, un arma que pueden usar los demás en nuestra contra, sino todo lo contrario, es nuestra arma para liberarnos de la tiranía de nosotros mismos y ser así más felices. Por eso me he decidido a plasmar todo esto aquí en público a pesar de las reticencias iniciales.

¿Sabéis qué? Me noto mi tranquilo ahora mismo.

Contraseñas alegres

Dichosas contraseñas, ¿eh? El mundo digital es un festival de usuarios y cuentas con susrespectivo desfile de contraseñas.  Para el mail, para el Facebook, para el Twitter, para la inscripción al periódico, para el canal plus, para el servicio online del chino de la esquina, para el móvil, para el ordenador, para la nevera, para el boli…

Afortunadamente, hoy en día contamos con sistemas automatizados que” recuerdan” nuestras contraseñas por nosotros y nos evitan tener que estar metiéndolas una y otra vez. Pero hay veces que es inevitable tener que poner una contraseña. Así pues nos podemos encontrar con que introducimos contraseñas varias veces a la semana o incluso al día.

Dejadme que os presente la nueva idea de las contraseñas felices. Perdón. Las… CONTRASEÑAAAAS FELICEEEEES!!

Son contraseñas que tienen todas las características de cualquier contraseña que se precie, véase números, símbolos, mayúsculas, etc., pero con el extra de que te alegran el día. Veamos unos ejemplos:

Contraseña para el ordenador: 1tioguap0guapo!

-> que no te mejorará la vida si te dijeras eso varias veces cada día, que es manos o menos lo que usas el ordenador.

Para el banco: din€rograt1s  -> suena bien, eh?

Mail del curro: h0ylopart_s

Del blog: estoyinspirado o quizás escribodecine

Lo pilláis, ¿no? Usando la sugestión a tu favor, aprovechas ese tiempo y ese esfuerzo que parece inevitable realizar en algo que te predispone con una mejor actitud, te sube le animo, centra tu atención… y además resultan más fáciles de recordar que las míticas 5WX€87nb9?ga

Así que ya sabéis, a darle a la imaginación y a adaptar la técnica a lo que mejor os sirva 🙂